Blog

Pádel, el deporte de moda que ha explotado en Concepción

El mundo está cambiando y, con él, la forma en que nos desenvolvemos dentro de este. Y como no si el distanciamiento físico y social ha generado, casi por necesidad, nuevas reglas para el comportamiento y desarrollo de las personas frente a un sin fin de actividades, sobre todo físicas. ¿Existirá alguna disciplina más ideal para disminuir el contacto entre deportistas?

Por Javiera Jaure – Agencia Conce Marketing
Fotografía: Carla Wöhlk.

Todo se ha visto afectado producto de la COVID-19, una situación a la que no ha quedado ajeno el mundo deportivo. La llegada de esta enfermedad generó una nueva normalidad en el mundo entero, un cambio de vida sobre todo para quienes un día simplemente tuvieron que dejar de salir a correr, de acudir al gimnasio y abandonaron las partidas semanales de fútbol, tenis y pádel, junto a sus compañeros de trabajo.

La toma de medidas para evitar la propagación del virus han aislado, en específico, a la población en Chile y, con ella, la idea de mantenerse física y socialmente activos. La práctica de un deporte o actividad significa un impacto muy positivo en los procesos mentales, de relacionamiento, rendimiento y mejoramiento en la calidad de vida de las personas. Pero, mantener el hábito de moverse a diario se vuelve complejo si el contexto sanitario se interpone como limitante. 

En este marco, la búsqueda de un deporte que implique todos estos aspectos, a excepción del contacto estrecho con otras personas, resuena entre los aficionados: el pádel. Una actividad que se describe oficialmente como un juego por parejas, con espacios divididos por una red en el que se consideran tres elementos fundamentales: la pelota, la pala y la cancha.

En la región del Biobío, el número de canchas de pádel ha ido en aumento. Solo en Concepción se cuenta con más de diez complejos, espacios completamente copados desde el minuto en que llegó el virus al país y al momento de elegir una actividad que evitase el contacto directo con los demás. Parece ser, entonces, que los penquistas se han vuelto fanáticos del deporte entre cuatro paredes, pero no necesariamente las de casa.

Fotografía: Alberto Miranda

Pero… ¿Cuál es el origen del pádel?

El primer nombre que llevó esta actividad fue uno asociado al deporte de la raqueta: tenis con paleta. Según Inball.es, el pádel tiene su origen en la ciudad de Acapulco, México, gracias a Enrique Corcuera, un empresario cuyo entretenimiento fue condicionar de manera improvisada parte de su casa, y empezar a jugar con una pala de madera y una pelota, juego al que él mismo llamó Paddle-Tenis.

Por supuesto, este hombre no era una persona de pocos amigos, por lo que en sus reuniones sociales llegaba a contar con visitas tan importantes como el príncipe español, Alfonso de Hohenlohe, quien, maravillado por este deporte, al regresar a su país recreó las canchas de Corcuera en sus hoteles Marbella Club, con ciertas adaptaciones. Hoy, es el deporte estrella de la zona.

En este contexto, Renato Vergara, impulsor del proyecto de pistas Todo Padel en San Pedro de la Paz, explica que este deporte, efectivamente, “se inventó en México hace muchos años, pero fueron Argentina y España quienes lo mantuvieron vivo durante todo este tiempo. Alcanzó a entrar a Chile en los 80’ y 90’ con canchas de hormigón y sin pasto sintético. Fue una moda poco duradera y desapareció por varios años”.

Fotografía: Sebastián Weissglas.

“En regiones como la nuestra lleva poco más de un año, pero está creciendo a un ritmo increíble”, comenta Vergara, respecto al avance que ha tenido el pádel en la zona, agregando que: «Es un ejercicio nuevo en la octava, la mayoría de nuestros miembros juegan deportes de palas como el tenis y squash, lo cual les hace más fácil iniciarse en el juego. Cabe destacar que, se trata de una actividad muy amigable ya que es fácil agarrarle ritmo y entenderlo. Es muy parecido a las paletas de playa”, concluye.

Asimismo, el equipo de Padel Biobío explica que el primer club de la región que contó con una cancha de pádel está en Los Ángeles: “Específicamente en Concepción, hubo una cancha en el Estadio Español hace varios años, pero la cerraron. Fuimos el primer club de pádel abierto a todo público en la ciudad. Había muchas personas que estaban entusiasmadas con hacer algo así, pero nadie había dado el paso”.

En este sentido, el mismo equipo afirma que, instalar canchas para el desarrollo de esta disciplina fue un proyecto pensado hace varios años: “El 2015 construimos la idea, pero no fue hasta el 2019 en que se dio la oportunidad de concretar Padel Biobío, y no dudamos en hacerlo. Logramos tener la primera cancha totalmente habilitada a principios de marzo de 2020, casi al mismo tiempo que llegó el coronavirus al país”.

El plus de la interacción social en contexto pandémico 

El pádel logró abrirse paso rápidamente en la región durante los últimos dos años, a la vez que también lo hizo la COVID-19. A pesar de las extendidas cuarentenas, este deporte tuvo la particularidad de trascender producto de su esencia: la sencillez en las reglas del juego.

Fotografía: Carla Wöhlk.

Carla Wöhlk, jugadora de pádel desde el 2014, relata que su llegada a este deporte fue gracias a sus compañeros de trabajo: “Una vez me invitaron a jugar porque sabían que, cuando era más chica, practicaba tenis de mesa, lo entrené durante mi vida escolar así que algo me podía defender en el pádel, y desde esa experiencia con los de la pega no dejé de jugar. Ya para el tercer partido me había motivado y tenía mi propia pala”.

“Lo practicaba esporádicamente. Cuando iba a Santiago intentaba coordinar para jugar allá, pero mínimo, con suerte una vez al año, (…), cuando empezaron a promocionar la apertura del primer club en la región motivé a mis amistades deportistas porque, para la mayoría, el pádel era nuevo acá en Conce”, recuerda Carla, agregando que: “Es muy social, no es necesario ser pro para practicarlo, a diferencia de otros como el tenis. Ahora en pandemia el plus es que, como estamos encerrados y solo necesitas cuatro personas para jugar, no es un deporte de contacto y es ideal para realizarlo sin correr un mayor riesgo de contagio.

Asimismo, Alfredo Stuardo, quien practica este deporte hace poco más de ocho meses, asegura haber entrado al mundo del pádel por influencia de sus amistades: “La primera vez fue por probar y ahí le agarré el gustito. Me atrae el hecho de que es súper amigable el que no necesites tanto entrenamiento o dominar la parte técnica para desenvolverte de manera fluida, que sea parejo entre quienes han jugado antes y quienes no. Si fuera por mí, jugaría toda la semana porque me gusta y es entrete”. 

Fotografía: Alberto Miranda.

En ese sentido, Stuardo comenta que, desde su punto de vista como jugador nuevo en la disciplina, “la pandemia ha influido porque ha limitado mi práctica. Ahora, cuando no estaba en cuarenta era un deporte súper cómodo porque, en realidad, son cuatro personas no más y juegas con tu pareja al lado, no es como, por ejemplo, el fútbol, que jugaba harto antes y no me atreví a hacerlo esta vez porque es un contacto estrecho entre 10, 12, hasta 15 personas”.

Tal como Alfredo, Camilo Ortíz también es uno de los que se unió al mundo del pádel por una invitación y al que se apegó aún más por la experiencia en cancha: “Quienes me motivaron venían jugando hace meses así que mi nivel era bajísimo. Tuve que aprender las reglas, pero nada de otro mundo. Me atrae que se trabaje en equipos pequeños, que sea un deporte progresivo y que es lo más cercano a jugar a las paletas en la playa, es simpático el juego y no requiere tanto tiempo”.

Además, Ortíz declara que las cuarentenas y los cortos tiempos establecidos por el Ministerio de Salud para el deporte han sido una limitante pues no puede entrenar de manera autónoma, “no tengo espacio ni implementos para, por último, practicar frente a la muralla, lo único que he podido hacer es mirar videos para aprender un poco la técnica”, agregando que, en un inicio, “venía  con altas expectativas de estar jugando dos o tres partidos a la semana, ya nos habíamos programado con un grupo y no se pudo. De hecho, ahora que han aparecido varias canchas más, estamos esperando aprovechar los meses de poca lluvia para arrendar, al menos, un mes completo”.

Por su parte, Sebastián Vidal, jugador de tenis con puntaje ATP, conoció la disciplina tras un video en redes sociales, sugerencia complementada por la experiencia del juego: «Cuando íbamos a torneos de tenis más de algún club tenía canchas de pádel, los primeros en contar con ellas, y ahí jugábamos ni siquiera con palas sino con raquetas de tenis, no sabíamos que tipo de deporte era, sus reglas o la implementación necesaria».

Desde un punto de vista de más experiencia, Macarena Orué, jugadora de pádel desde el 2018, declara que uno de los aspectos que más le atrae de este deporte es lo nuevo:  “Algo diferente a lo que había hecho toda la vida y es que es muy sociable. Ya no juegas sola si no con alguien, puedes ir con amigos y, además, avanzas más rápido, las personas que han practicado tenis ya saben como pegarle a la pelota entonces pueden lograr más. Eso es lo que más me gusta, no es necesario tener tanto conocimiento para practicarlo”.

“Toda la vida he jugado tenis, desde muy chica”, asevera Macarena, agregando que fue en Santiago donde forjó su motivación por el pádel:  “Me fui a vivir allá y quería seguir jugando pero era más difícil encontrar un partner a quién le conozcas su nivel para jugar, entonces encontré el pádel, lo conocía pero nunca lo había jugado y dije, bueno, podría probar. Tomé clases, me terminó absorbiendo por completo y el tenis quedó prácticamente de lado”.

Fotografía: Alberto Miranda.

Y es que, sin duda, la pandemia ha significado un giro hacia aquello que mantiene en movimiento sin peligro de contagio, y es por esto que Renato Vergara afirma que su crecimiento se vio favorecido por ser un deporte grupal de muy bajo riesgo de exposición: “Además, rápidamente se entendió entre deportistas y aficionados, por lo que la migración desde otros deportes al pádel fue muy acelerada”.

”La cantidad de gente que se volcó a las canchas a jugar algo que en la región era desconocido, es increíble”, sostiene, por su parte, Alberto Miranda, profesor de la Academia Move On Pádel, agregando que: “Hemos conversado con colegas y amigos a nivel nacional y el caso de Concepción y la región del Biobío y Ñuble son únicos en Chile, tanto en el crecimiento del número de canchas en tan poco tiempo, como en el incremento de jugadores”.

Con la vista hacia el futuro, Miranda manifiesta que, como academia, “esperamos que la gente mantenga el entusiasmo para que, una vez que pase esto, y las cuarentenas sean cuestión del pasado, sigan igual de motivados, tomando clases, yendo a jugar y conociendo gente. El pádel es un deporte que, además de ser súper entretenido desde el punto de vista competitivo, te ayuda a desarrollar otras actitudes como todas las que requiere el relacionamiento entre las personas. Es una actividad que beneficia en todos los sentidos”.

¿Cuál es la dinámica del juego?

Fotografía: Alberto Miranda.

Tal como se explica en el origen del pádel, la adaptación del tenis es vital para entender las reglas básicas de este deporte. Según Alberto Miranda, ”el pádel es un deporte de parejas, no se juega en categoría single, lo que lo hace super especial porque es un grupo muy pequeño entonces ambas partes tienen el mismo nivel de relevancia a la hora de enfrentar un partido. Se requieren todas las cosas de un deporte de equipo, es decir, coordinación, trabajo, conocimiento, comprensión, apoyo, etc”.

Explicar este deporte para Macarena Orué es mucho más sencillo. “Muchas personas preguntan por las reglas básicas, ¿qué es el pádel? Termino diciéndoles que imaginen una cancha de tenis pero más chica y con paredes”, explica la jugadora, enfatizando en que “el físico siempre es importante en la práctica de un deporte porque tu condición puede darle un plus a tu juego, moverte más rápido, durar más corriendo, pegar con mejor posición y tener posibilidad de ganar el punto. Sin embargo, por el espacio y con dos personas jugando en el mismo lado no es necesario tener un cuerpo de atleta. Mentalmente, se requiere de mucha concentración porque, como la pelota rebota en el cristal, tienes que darte cuenta hacia dónde va y, a veces, es muy rápido”.

Para la jugadora Carla Wöhkl, la existencia de las bases en el pádel es algo que todos deberían leer si buscan competir, pero sin dejar de considerarlo como algo recreativo: “Lo básico es tener tu propia pala pues, dependiendo de esta, te puede ir cambiando el golpe. Es fundamental, también, un short o falda donde guardes las pelotas cuando te toque estar al servicio. El resto es mantener la bola en juego, lograr que de un bote como máximo en cada lado y aprovechar cada una de las paredes. Ya cuando te dedicas más, yo diría que lo ideal es trabajar en un buen saque y posicionamiento en la cancha”.

¿Está ganando territorio al tenis o es un deporte impulsado por la novedad?

Aun cuando la distancia en el deporte de la raqueta debiese ser un impulso para su práctica, la abrupta irrupción de la pandemia ha influido también en la necesidad de adoptar una actividad física fácil de aprender. En este sentido, Nicolás Iraira, director de operaciones en Sur Tenis, asegura que: “El crecimiento del pádel va a ser exponencial, sobre todo porque es muy fácil de practicar, a diferencia del tenis que es muy técnico. Para que una persona logre realmente disfrutar de un juego tiene que pasar muchas horas, clases, correcciones, mecanización de golpes y movimientos. En cambio, en el pádel, desde el día uno lo pasa bien porque es como jugar paletas de playa”. 

Fotografía: Alberto Miranda.

Según Alberto Miranda, una de las principales diferencias de este deporte con el tenis es el tamaño de la cancha: “En el pádel es un espacio más pequeño y con paredes en los fondos y parte de los costados, y éstas son primordiales en el juego. Quizás, este es el punto donde los tenistas que comienzan a jugar ven las mayores dificultades pero, la verdad, es que no deberían tener mayores problemas para adaptarse”.

Miranda, además, enfatiza la existencia de muchas más fortalezas que debilidades en quienes practican el deporte de la raqueta: “En el poco tiempo que hemos podido tener la actividad acá en la región, quienes tienen mejor nivel son ex tenistas o actuales jugadores y están adoptando la pala como un segundo deporte. Creo que, más allá de diferencias o dificultades, los tenistas tienen muchas ventajas, un juego super sólido por lo general, golpes fuertes y firmes y, la verdad, creo que nosotros como monitores en la academia lo que buscamos es, más que superarse en las primeras etapas, potenciar las virtudes, que son muchas”.

Para Sebastián Vidal, se trata de un deporte entretenido que puede ser tomado desde el ámbito competitivo o recreativo, a diferencia del tenis, una disciplina cuyas técnicas son difíciles de adquirir para aquellos que no se manejan en la dinámica del juego, «toma más de una oportunidad poder llegar a desenvolverse bien y disfrutar dentro de la cancha, a diferencia del pádel que tiene apertura a todo público», explica el jugador, agregando que, sin embargo, la experiencia con la raqueta es algo que personalmente no cambia por la pala: «Me quedo con el tenis, me encanta, trabajo en eso y es mi pasión».

Fotografía: Carla Wöhkl.

Desde un punto de vista de más experiencia, el jugador de pádel con conocimiento en tenis, Gonzalo Gatica, comenta que, a pesar de que el pádel tiene tiempo en desarrollo, “no lo había jugado hasta el 2019 cuando me fui a trabajar a Santiago. Ahí vivía cerca de unas canchas de pádel y empecé a jugar con unos colegas de manera más social, pero solo lo practicaba una vez al mes, como máximo. Ahora está más de moda así que he ido de manera más constante. La motivación está en que es más entretenido, puedes echar la talla, es fácil de jugar y de sacar puntos buenos”.

Sin embargo, aun cuando las palas son descritas por muchos como un elemento cuya actividad es más entretenida y completa, Gatica, definitivamente, no cambia la experiencia del golpe con raqueta: “Si tengo que elegir, me quedo con el tenis, mi deporte favorito. La principal diferencia es la cancha y la interacción con las paredes, por lo que se hace más entretenido el pádel que el tenis, predomina más la colocación de la pelota y las murallas. En cambio en el tenis, tener potencia, más fuerza y buen físico puede marcar la diferencia”.

Más que un deporte, un mercado en expansión

Fotografía: Sebastián Weissglas.

El crecimiento de esta disciplina ha influido no solo en la inauguración de nuevos complejos. La venta de implementos ha beneficiado, además, a importantes distribuidores de productos de pádel en la región, al poder dar respuesta a los desafíos que esto implica.

Nicolás Iraira explica que, tras su inicio en la venta de elementos de pádel, se convirtió en la principal opción de productos de calidad para deportistas regionales y de nivel nacional: “La idea nace, netamente, por querer tener un proyecto, años atrás, y poner canchas de pádel. Una vez concretado, empecé a buscar marcas para distribuir a todo el país. Aquí fue donde tuvimos la posibilidad y suerte de tomar Nox que es, a mi criterio y de la mayoría, una de las mejores del mundo en artículos para este deporte”. 

Asimismo, Iraira asegura que, en la medida que vaya creciendo la cantidad de jugadores en la disciplina va a ser necesario adquirir más accesorios y productos de pádel: “Esto nos beneficia y esperamos poder contar con el stock para nuestros clientes. Por supuesto, siempre intentamos traer buenos productos y de la mejor calidad para todo aquel que lo requiera y esté interesado en perfeccionarse a través de los implementos adecuados”.

Por su parte, Renato Vergara comenta que su interés por el deporte de la pala surgió a partir de la construcción de superficies deportivas: “Tengo una empresa que lo hace desde ya varios años. Primero de fútbol y luego, por el interesante crecimiento, comenzamos con pistas de Pádel, (…), decidimos concentrar fuerzas en clubes propios en Concepción bajo nuestra marca Todo Padel. Lo que más me motiva de este deporte es el buen ambiente y la camaradería que se genera en torno a él. Nunca he visto una actividad tan social, muchos nuevos amigos, conversaciones, risas y buena onda, es recreación transversal para todos quienes lo practican, sin importar edad ni condición física”.

De la misma forma, Juan Ignacio Miguel, encargado de Siete Pádel, relata que la venta de artículos nace a partir de la idea de construir canchas en Concepción: “En la ciudad abrieron dos clubes en esa época, uno camino a Penco y otro a Santa Juana, donde empezaron lentamente y vendiendo solo a gente conocida. De a poco, las personas se comenzaron a motivar con el deporte debido a que era fácil de jugar. En pleno momento de pandemia te permitía hacer deporte al aire libre y mantener la distancia entre el resto de los jugadores”.

Pala Nox.

“Con el afán de posicionar nuestra marca y hacernos conocidos antes de abrir, creamos la página web y nuestro Instagram, (…), se vendían principalmente paletas de gama baja y media porque todo el mundo empezó a jugar pero no estaba la disposición a pagar precios muy altos en ese momento”, explica Juan Ignacio, agregando que, “cuando empezó el pádel en Concepción todo el mundo compró lo básico, lo cual ha cambiado durante todo este tiempo, primero, porque el deporte se ha popularizado mucho en la ciudad y, además, han abierto casi 20 canchas más en toda la provincia y la gente que antes compraba ese tipo de palas se pasaron a las de media o alta”.

En este sentido, el uso de la pala correcta es importante en el desarrollo de un buen encuentro y, tal como explica el jefe de operaciones de Sur Tenis, para mantener el producto se deben considerar ciertos aspectos, sobre todo cuando se está iniciando: “Comprar un protector, idealmente de fibra de carbono que es más resistente y protege mejor, tratar de no darle directamente porque se puede ir fisurando y, con el tiempo y los golpes, la materialidad se va fatigando. A una persona que juega mucho le va a durar entre tres a cuatro meses, a alguien que juega en término medio, seis meses a un año”.

Fotografía: Sebastián Weissglas.

Una disciplina en camino a la alta competencia

Para Alberto Miranda, el pádel está en vías de establecer un porvenir profesional que podría expandirse fuera del país: “La cantidad de canchas que se han construido en el último tiempo, más los proyectos que están en proceso de concreción en el corto plazo, hacen pensar que este deporte tiene un futuro competitivo muy fuerte en la región. Hay jóvenes con harto potencial que, si son bien orientados, tienen un orden de entrenamiento y mantienen la motivación, podríamos tener prontamente varios jugadores nuevos en los torneos a nivel nacional y, probablemente, internacional”.

Por su parte, Renato Vergara, asegura que se trata de un deporte cuyo desarrollo aumenta exponencialmente: “El pádel recién comienza en la región, se dice, incluso, que no hay ninguna pareja que tenga el nivel de primera, pero está creciendo de una forma potencial, lo que pronto nos tendrá dentro de los destacados del país. Nosotros para ayudar, iniciamos nuestra liga de verano que, debido a la pandemia, se ha extendido más de lo normal, pero ha permitido a los jugadores saber en qué nivel se encuentran. Entonces, sí, se puede realizar una competencia”.

Fotografía: Alberto Miranda.

Asimismo, el equipo de Padel Biobío asegura que ese crecimiento se debe a la motivación de jugadores con experiencia en canchas: “Muchas personas han estado jugando con regularidad y el nivel ha avanzado muy rápido, sobre todo en quienes han practicado otros deportes de raqueta, en especial tenis y squash. También hay un grupo de gente que viene de jugar a la pelota vasca. Por otra parte, actualmente existe un gran volumen de jugadores principiantes e intermedios que, sin duda, participarían en un torneo”.

En este contexto, el equipo agrega que existe interés por parte de quienes llegan a Pádel Biobío en aprender la técnica del juego aun cuando se trate de una primera vez en el lugar: “En un comienzo, la gran mayoría de las personas no había practicado nunca, sin embargo, es un deporte muy fácil de aprender, nosotros les indicamos las reglas básicas y algunos tips para jugar, y ahí entienden y se entusiasman rápidamente”.

Desde el punto de vista de Carla Wöhlk, el pádel se está imponiendo como una disciplina que cada vez toma más vuelo: “Es un deporte relativamente nuevo pero ha tenido buena aceptación y se ha expandido rápido. Creo que es cuestión de años para que se afirme a nivel nacional”. Asimismo, la jugadora agrega que, para quienes están iniciando: ¡Que se motiven! Es una actividad super entretenida, aprovechen de practicarla con familiares y amistades. Al final, como en todo, la práctica hace al maestro, así que no tienen que estresarse si empiezan a jugar más o menos, pueden tomar alguna clase y hasta agendar partidos para ir soltando la mano y hacerlo recreativamente”.

Fotografía: Carla Wöhlk.

De acuerdo con Sebastián Vidal, el pádel es un deporte de alta competición hace bastante tiempo: «Acá en Chile llegó tarde, se implementó tiempo después. En algunas ciudades contaban con canchas pero no tan masificado como lo está siendo ahora que cada vez hay más gente jugando. Por el momento, los torneos que se hacen son de ranking a nivel nacional porque aún falta un poco de difusión, pero pronto comenzará a contar con mayor organización y a ser estructurado».

Para Macarena Orué, definitivamente se trata de un deporte de alta competición a futuro: “En pocos años se ha masificado y se llenan los clubes. El hecho de la pandemia ha ayudado a esto, el que estén restringidas muchas cosas y que el pádel sea un deporte sociable permite que las personas lo practiquen como un escape hacia algo entretenido y esto llama a muchos más a seguir practicándolo a la larga. Esto exige, finalmente, que se le tome en consideración en Chile”.

“Existen muy buenos jugadores que han competido en otras partes del mundo, Chile ha participado en Mundiales y Sudamericanos, teniendo buenos resultados. Que aquí esté creciendo ayuda a que puedan haber futuras promesas nacionales del pádel, ya existe una federación y un circuito nacional, entonces el interés hace que esto crezca y se pueda competir internacionalmente”, concluye Orué con seguridad.

Pádel: ¿Moda o llegó para quedarse? 

Move On Pádel. Fotografía: Alberto Miranda.

Sin duda, el deporte de la pala abarca todas las características de una actividad física ideal pero, ¿será suficiente para que este deporte se instale en el día a día de las personas?

Desde un punto de vista con experiencia y estudios sobre el crecimiento de fenómenos, Cristian Norambuena, encargado de marketing y comunicaciones en Sur Tenis, asegura que, definitivamente se trata de una disciplina que podría mantener su desarrollo en el tiempo, si así lo deciden las marcas: “Nosotros como agencia, y desde el manejo de la tienda, estamos siempre estudiando las tendencias, los nuevos deportes, mejores productos y, apostando a que el pádel es uno de los que llegó para quedarse, tiene una ventaja por sobre el tenis en estos momentos y es la facilidad de acceso”.

En este sentido, Cristian explica que, dicha ventaja podría perseverar si se forman los cimientos necesarios para mantener el éxito de su práctica: “Cualquier persona puede ir y arrendar, no así en el tenis que es más complicado porque, por lo general, se maneja a nivel de clubes e inscripción. En la ciudad hay solo uno en Concepción centro y se está trabajando en darle prioridad a los socios debido al sistema de fases que estamos obligados a cumplir y que, finalmente, restringe el aforo. Creo que el mundo del Pádel tiene que desarrollar la oferta de membresías para quienes deseen entrenar de manera constante y no sólo acceder a reserva de canchas por una hora, esto acorta la posibilidad de un entrenamiento adecuado y adquisición de habilidades”.

Fotografía: Alberto Miranda.

En este marco, el desafío está en reconocer el valor fundamental que tiene el comportamiento de las marcas en función de quienes practican este deporte. “Que las personas y profesores lo sigan motivando, que distribuidores, como Sur Tenis, se comprometan a apoyar, patrocinar eventos, hacer que la disciplina se popularice para que puedan proyectarse hacia el futuro. Se necesita un apoyo importante para que no pase lo mismo que con el tenis, que hoy está dispuesto hacia un público más acotado”, concluye Norambuena.
En definitiva, el pádel se ha convertido en una opción interesante para combatir la nueva normalidad. Como muchos plantean, se trata de una actividad socialmente entretenida y que aporta a la idea de reforzar el sistema inmune como consecuencia de una vida activa.  Mantener la mirada fija en las pantallas ha traído, como resultado, la reducción del movimiento corporal y ausencia de exposición a los rayos de sol, generando un debilitamiento no sólo físico, sino psicológico. Si bien es un deporte que se encuentra en explosión, todo indica que la disciplina posee alta potencialidad de proyección y que, sin duda, llegó para quedarse.

Start typing and press Enter to search

Carrito de compras

No hay productos en el carrito.

SUSCRÍBETE Y ENTERATE PRIMERO DE NUESTRAS OFERTAS Y PROMOCIONES

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
¡Hablemos!
Hola, Necesitas ayuda?